Huari; el Dios solitario

Es un “adoratorio de los Indios, todo debajo de tierra con unos callejones y laberintos muy dilatados, hechos de piedra muy grandes, y muy labradas; donde halló tres ídolos que los quemó, e hizo pedazos, y enterró” .(escrito por el visitador Estanislao de Vega Bazan , circa 1658) para describir  el enigmático santuario de Chavin de Huantar, en el Perú, morada del ahora casi olvidado Dios Huari

Huari era  un antiquísimo dios andino cuyo culto, según recientes investigaciones,  habría tenido su centro principal en el Callejón de Conchucos, donde se erigió el famoso templo de Chavín de Huantar. Vega Bazan, que recogió en el siglo XVII muchos testimonios sobre el santuario, dijo que había sido erigido para el culto al dios Huari, y que sorprendió en su interior  a un anciano sacerdote del santuario ofreciendo a Huari “unos granos de maiz negro y coca mascada, (con lo que) luego se le aparecía una araña al canto del fogón”.

Según el escritor indígena Huaman Poma de Ayala, el nombre Wari proviene de los primeros habitantes del continente, después del diluvio. La cultura Wari fue considerada la fuente de todas las tradiciones arcaicas del área andina a partir de la más importante:  el culto al  Sol. Los llamados misioneros del Sol, los Wari, difundieron su visión espiritual en gran parte del continente. (según cuenta el investigador italiano Yuri Leveratto)

En la actualidad, principalmente en la sierra de Perú y Bolivia, el nombre de Huari tiene para los indígenas reminiscencias de una deidad que habita en desolados parajes, cerros e incluso minas. Según sus creencias, Huari puede proveerlos de abundancia si se le entrega ofrendas y se celebran rituales en su honor, de lo contrario puede ocasionar desdichas y dolores

Se sabe muy poco del dios de los Wari, aunque algunas antiguas tradiciones orales cuentan que los Wari adoraban al dios de la guerra y la fuerza :Wari, o Huari; y que entre sus guerreros  se contaban gigantes Entre sus representaciones vemos  una divinidad en pie y de frente  que sueler aparecer sobre una plataforma escalonada llevando un baston o algun objeto simbolico en las manos La figura tiene un rostro a manera de mascara, con formas radiantes y a veces terminadas en serpientes; lleva tunica y cinturon. Probablemente representa un prototipo de la deidad posterior que se llamo Viracocha, un dios del cielo y creador pan-andino. Unas figuras de perfil, a menudo aladas y rampantes, arrodilladas, volando o flotando, acompañan a la figura central o aparecen con independencia de ella. Los dos tipos de figuras comparten ciertos atributos omo la cabellera de serpientes y la vestimenta.

Los Wari eran excelentes tejedores, sus textiles de una enorme belleza nos muestran  los símbolos del creador, Viracocha, del Sol y de las montañas, consideradas sagradas

UNKU WARI.

De todos los tejidos antiguos hallados en Suramérica, los Wari son los más elaborados y complejos y  parecen estar conectados con un profundo simbolismo. Vale la pena detenerse en la observación de este Uncu Wari: Tejido con fibra de lana y compuesto por dos paños largos unidos para formar la tunica por los lados, a excepcion de las aberturas dejadas para los brazos y al centro en la parte superior, para la cabeza. Está confeccionado mediante la tecnica del tapiz.

Los motivos son representaciones estilizadas de mazorcas de maiz, cabezas de aves, cabezas de felinos y diseños escalonados distribuidos en los paneles longitudinales en toda la prenda. En cada paño que conforma el unco o tunica se presenta una franja ancha con diseños en diversos colores (rojo, rosado, marron, ocre beige y marron claro). A cada lado de esta franja ancha hay una franja marron mas angosta, siguiendo hacia los lados por donde se une los costados de la tunica otra franja mas angosta aun con los mismos diseños que las dos franjas anchas que presenta la prenda.

En la union central de los dos paños, al final se presenta una flor bordada justo al inicio de la abertura para la cabeza, en cada cara de la tunica.

Resulta muy interesante en este textil observar la polaridad y complementación de los colores de los diseños; así por ejemplo en los motivos escalonados de las figuras centrales, el juego de oposición en diagonal de negros y marrones crean un gran dinamismo. También vemos como, en otra parte del textil, motivos rojos sobre fondo negro (a la izquierda) se corresponden con motivos negros sobre fondo rojo (derecha) Hemos ampliado todo lo posible la imagen para que cada uno de los lectores pueda observar por su cuenta en esta túnica  los ricos juegos de alternancia y oposición de los colores; lo  que dinamiza este diseño simétrico que de otro modo hubiera resultado fuertemente estático. Vemos también en esto una expresión de la dualidad e integración de los contrarios tan típicos de la cosmogonía andina

http://diosesdelperu.blogspot.com.ar/2005/04/huari-el-que-vive-en-los-cerros_02.html http://www.naya.org.ar/museo/museo_ica.htm http://www.yurileveratto.com/articolo.php?Id=54 http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%89pocas_preincaicas#Imperio_Wari

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s