El extraño hombre de Palenque

Esto ocurrió hace mas de  60 años  y tiene que ver con el arqueólogo Alberto Ruz Lhuiller; entonces director de las excavaciones del complejo arqueológico maya
Nos encontramos en Palenque  (Estado de Chiapas, México.) en el Templo de las Inscripciones, con sus 620 glifos inscriptos en la piedra (el templo que corona la  pirámide de 9 gradas) Es el mes de junio de 1952 y el investigador mexicano, siguiendo un rastro hallado 3 años atrás cuando descubrió que en el piso del templo una de las lozas tenía 12 agujeros (disimulados por  tapones) que permitían pasar cuerdas por ellos para levantarla , ya terminó  de despejar lo que la  loza ocultaba.,  Se trataba del acceso a una escalera interior abovedada, con un descanso a los 45 escalones,  escalones que parecen llevar hacia lo mas profundo de la pirámide A partir del descanso  el arqueólogo encuentra otro tramo de 21 escalones que conducen al centro de la pirámide. Los escombros obstruían totalmente el camino y fue  unas ardua labor el retirarlos

Pero el asombro recién empieza: en los seis últimos escalones, junto a una antecámara, se encuentran 6 esqueletos todos teñidos de rojo, son 6 adolescentes que han sido sacrificados;  cinco  varones y una mujer. La deformación de sus cráneos y las incrustaciones en los dientes demuestran que formaban parte de la mas alta nobleza maya ¿Que hacen estos jóvenes nobles sacrificados en el interior mas profundo y secreto de la pirámide?
Los arqueólogos continúan su exploración hasta el fondo  de la antecámara y en la pared descubren una gran loza vertical en forma de triángulo
Trabajan para desplazarle y el 15 de junio de 1952  Alberto Ruz logra penetrar en una  última cámara. Entonces realiza un descubrimiento que conmocionará todo el campo de la arqueología de mesoamerica:
Es  una sala rectangular (9 metros de largo y 4 de ancho, con un techo terminado en bóveda a 7metros de altura); y en ella nueve figuras labradas  sobre la pared (¿los nueve dioses del inframundo? montando  guardia, eternamente vigilantes durante  mas de un milenio Nueve  dioses montando guardia a través de los tiempos desde siglos antes de la invasión española, y protegiendo algo, o a alguien que yace  bajo una enorme loza labrada de 7 toneladas que ocupa practicamente todo el piso de la cámara ¿Una cámara sepulcral?
La arqueología mexicana siempre había negado la existencia de tumbas en el interior de las pirámides  mesoamericanas pero aquí había una ; y cuando meses después, entre el 26 y el 28 de noviembre, se logró desplazar la pesadísima loza de peculiares bajo relieves que la cubría, y luego una segunda tapa más simple; se encontraron con otro misterio Ruz, iluminó con la ayuda de una linterna que introdujo en uno de los huecos del sepulcro, lo que parecia una ofrenda, y luego, para su sorpresa, pudo divisar  los pies de un esqueleto; y así como le resultó  enigmatica la loza que cubría  el sepulcro, le resultó  también sumamente  peculiar el esqueleto hallado en su interior
 El sarcófago muestra  en su interior un hueco alargado en forma de la letra griega omega, o de pez, pintado de rojo de cinabrio, dentro del cual se halló un  esqueleto perteneciente a  un hombre de  una estatura que lo diferenciaba de la altura media del hombre maya, (a diferencia de los mayas  cuya estatura media es de 1,50mts,  este esqueleto parecía pertenecer a alguien de unos buenos 1,70 metros de altura)  su edad parecía estar entre los 40 y 50 años, aparentaba ser robusto y era bien proporcionado. (según observaron en su momento los antropólogos Dávalos y Romano – luego veremos como en tiempos recientes estos parámetros fueron transformados)
También llamó la atención el hecho que , a diferencia de lo que ocurría en la alta nobleza maya, la dentadura  de este hombre carecía  de incrustaciones de piedras preciosas
Cabe consignar que, al momento de abrirse por primera vez,  se encontró la cripta cubierta por estalagmitas y estalactitas las cuales tardan centenares de años  en crecer unos pocos milímetros. Por lo que cuestionan algunos, la fecha de la datación de la cripta, de 1300 años que dieron los arqueólogos . Y para mayor misterio los análisis realizados con carbono 14 sobre los restos óseos lo dataron  con una antigüedad de 2.000 años.
En cuanto a  las .grandes medidas, tanto del sarcófago como de la lápida , siendo ambos monolíticos y mayores que la puerta de la cámara , planteaban un nuevo enigma : ¿ como se hizo para llevar hasta allí al sepulcro? Los investigadores sostienen que se hizo un proceso inverso: primero se construyó la tumba y recién después la pirámide que la contiene
Desde el sarcófago hasta el nivel superior del Templo de las Inscripciones, se encontró a lo largo de la escalera un psicoducto, o tubo hueco, con forma de serpiente que fue colocado para que el que allí yacía se pudiera comunicar desde el inframundo (o el aliento esencial de su su espíritu ascendiera) Los soportes del sarcófago estaban esculpidos significando el apoyo de los 4 bacabes, los dioses del interior de la tierra que sostienen el mundo.
La cantidad y calidad de las joyas encontradas sobre el esqueleto dan una idea de la elevada alcurnia del extraño personaje  del sepulcro  y bien vale la pena que nos detengamos a detallarlas : El esqueleto estaba cubierto de cinabrio (un mineral compuesto de azufre y mercurio que se utilizaba para preservar huesos humanos) cuyo color rojo los mayas identificaban con el oriente, lugar por donde resucita el sol cada mañana. el cinabrio estaba mezclado con hematita, en una referencia tal vez a la sangre, que para los mayas era el agua del inframundo El ajuar funerario lo reitera como dios del maíz, árbol del mundo y centro del universo.

pequeña máscara que estaba en el cinturón ceremonial del esqueleto representando  al dios Itzamnaaj

En sus manos y junto a sus pies se encontraron cuatro cuentas de jade  simbolizando los cuatro rumbos. Sobre la región pélvica de la osamenta (indicando el centro) llevaba una figurilla de jade como representación del dios del maíz cocodrilo (presenta una cabeza mucho mas grande que la parte inferior que muestra las fauces abiertas del cocodrilo)  .  Otra figurilla  representando al dios Pax (dios del sol de la noche- “deidad del árbol del mundo de precioso jade” )-fue encontrada junto a su pie izquierdo.
Sobre su frente fue colocada una diadema con discos de jade, en el centro de la misma se colocaba un sak hu’unal, (que identificó a los reyes mayas durante más de mil años) una joya que representa al dios Hu’unal, que a su vez tiene un trifolio de maíz sobre su cabeza y que se distingue por su nariz larga. La máscara mortuoria ha sido reconstruida en tres ocasiones, (la última en 2001-2002). El distintivo que le da el rango de ahau (o miembro de la clase dirigente) se observa en la parte superior central de la frente, se trata de un trifolio conformado por tres teselas de jade verde claro que evocan a K’wawiil. Las otras deidades de la tríada, Chaahk y Yoopat se encuentran presentes en los glifos del reverso de la orejeras, talladas como forma de flores simbólicas. La nariz aguileña cuenta con la aplicación que utilizaban los nobles mayas para continuar su línea hasta la frente. La boca de la máscara se ve entreabierta, en la parte central de los labios se aprecia una pieza de jade en forma de “ik”que indica la presencia de aliento mediante el símbolo del viento ik. Asimismo, las orejeras estaban relacionadas con el aliento y con la deidad del viento. Las cuentas tubulares que emergen de las orejeras se interpretan como el pistilo de la flor vertiendo humedad

En cada uno de los dedos de sus manos tenía un anillo de jade. El cinturón ceremonial contenía dos pequeñas máscaras, ambas representan al dios Itzamnaaj. La primera de ellas en su advocación de sabiduría y experiencia como un hombre viejo, y la segunda de ellas en su advocación de juventud y fuerza como un hombre joven. Ambas tienen un pop con tres hachuelas. El ajuar se complementa con un pectoral de nueve hilos, un collar de tres hilos, dos brazaletes de ocho hilos y dos portamechones que servían para separar su cabello.

Ahora parecería ser el momento de aclarar de quien es este sepulcro y su esqueleto ; si nos atenemos a lo que dicen los glifos del sarcófago nos encontramos con que se trata del soberano maya, K’inich Janaab’ Pakal  Los glifos relatan que K’inich J’anaab Pakal significa Gran sol o Escudo, dando como fecha de su nacimiento  el 23 de diciembre de 603 d.C., y como fecha de su muerte la del 28 de agosto de 683 d.C.,según INAH. Fue gobernante del estado maya de B’aakal, cuya sede era la ciudad de Palenque.
La Dra. Mercedes de la Garza  ha recreado de este modo el ritual que siguió a la muerte de Pakal: “ Primero se colocó en su boca una cuenta de jade, para recoger el aliento vital. Posteriormente se puso en sus labios la sustancia sagrada de la cual fueron hechos los primeros hombres: la masa del maíz. El cuerpo fue amortajado con lienzos de algodón y velado por tres días, en los que los deudos le hablaban continuamente para que no se sintiera solo. Al lado de la estera en donde estaba depositado el cuerpo se colocaron recipientes con agua y alimentos y diversos amuletos para protegerlo. Los sacerdotes debían cuidar su sombra y orar a los dioses para mantener con vida su espíritu, mientras se preparaba la ceremonia funeraria.
“El solemne cortejo salió del palacio cargando el bulto mortuorio de Pakal. Cuatro hombres portaban antorchas, y en lo alto de la pirámide se encendió copal. Tras el cuerpo marchaba el Señor Serpiente, sumo sacerdote, seguido por los sacerdotes del culto solar y por la familia del gobernante, así como por cinco hombres y una mujer que serían sacrificados en la entrada de la sepultura con el fin de que sus espíritus acompañaran al del sagrado señor. “Una vez en el templo que coronaba la pirámide, el cual representaba la superficie de la tierra, iniciaron el descenso por la oscura escalinata, alumbrados por las antorchas, conscientes de que recorrían simbólicamente el tortuoso camino a través de los nueve niveles del inframundo, como la mayoría de los espíritus de los muertos, y como lo hicieron aquellos héroes ancestrales Hunahpú e Ixbalanqué, que después se convertirían en el Sol y la Luna. La cámara funeraria situada en el noveno nivel de la pirámide aseguraba mágicamente que el espíritu de Pakal sortearía los peligros que acechaban en el camino descendente y que hallaría su lugar de reposo en el Xibalbá[2]. “El gran sarcófago monolítico, con un hueco en el centro que semejaba un útero para recibir el cuerpo del sagrado señor, había sido ya limpiado y preparado; asimismo, el día anterior se había labrado la fecha de la muerte en el canto de la lápida que cubriría el sarcófago. El cuerpo de Pakal, ya liberado de la mortaja, fue cuidadosamente depositado por los sacerdotes en el hueco pintado con rojo cinabrio; luego fue rociado con el mismo polvo rojo que aludía a la inmortalidad porque era el color del oriente, por donde resucita el Sol cada mañana, y le colocaron sus joyas de jade: una diadema sobre la frente, pequeños tubos que dividían la cabellera en mechones, collares, orejeras con colgantes de madreperla, pulseras y anillos. En su rostro pusieron su máscara de mosaico de jade, que conservaría su identidad para siempre; sobre su taparrabo otra pequeña máscara, y a sus pies una figurilla del dios solar que siempre lo había protegido. Como objetos sagrados especiales, le colocaron un dado y una esfera de jade en las palmas de las manos, lo que significaba que él, como chamán intermediario entre los dioses y los hombres, había dominado el espacio cuadrangular y el tiempo circular, con su sabiduría, su conciencia y su acción ritual. Otras dos cuentas de jade fueron depositadas en sus pies para asegurar la fuerza de la energía vital durante el camino. Luego cerraron el hueco con una tapa de piedra, colocaron encima la gran lápida labrada y deslizaron bajo el sarcófago las cabezas de estuco que habían formado parte de las más bellas esculturas de Pakal y Ahpo Hel. Antes de salir pusieron en el suelo vasijas con agua y alimentos, ya que el espíritu inmortal del sagrado señor conservaría durante el viaje las necesidades corporales. “Después de sellar la pequeña puerta triangular que daba acceso a la cámara, sacrificaron a los cinco hombres y a la mujer que acompañarían al señor. Luego construyeron un muro, tapiando el corredor que conducía a la cámara, y en una caja de piedra adosada a este muro dejaron otros platos de barro con alimentos, cuentas y orejeras de jade, conchas llenas de pintura roja, símbolo de inmortalidad, y una hermosa perla. Hecho esto, la comitiva ascendió al templo y bajó de la pirámide, despidiéndose del gobernante con cantos y oraciones”. Luego se rellenó con escombros el túnel que conducía a la cámara funeraria.
Como vimos,  K’inich J’anaab Pakal ( Gran sol o Escudo)  fue  el gobernante más importante de Palenque durante la época del gran apogeo Maya (periodo clásico tardío) y el fue quien inició la edificación de su propio templo funerario alrededor del año 675 de nuestra era. Pero aquí nos encontramos con un nuevo enigma en relación a su edad:  los primeros estudios del esqueleto nos hablan de un hombre con una edad de relativa madurez, entre 40 a 50 años; pero en discordancia con este dato   las dataciones de los arqueólogos a los jeroglíficos descifrados por éstos, afirman que el Rey Maya hijo de la Reina Zac Kuc, falleció a los 80 años, después de 68 años de reinado.  (del 23 de diciembre de 603 d.C al 28 de agosto de 683 d.C)
¿Como puede ser entonces que los análisis de los restos óseos determinen que correspondan  a un hombre de 40 o 50 años y los glifos nos narren que ese hombre falleció recién ´a los 80 años ? ¿Un esqueleto datado como de  40 0 50 años puede pertenecer realmente al octogenario Sr Pakal ? (Para subsanar este enigmático bache los arqueólogos de la actualidad se apresuraron a manifestar que las primeras dataciones hechas por Arturo Romano Pacheco en la década del 50  eran erróneas y Vera Tiesler, en el 2003 mediante otros métodos, hizo coincidir convenientemente  la edad cronológica del extraño hombre de Palenque (o sea Pakal) con la edad de 80 años consignada en los glifos y aún más: también se logro rebajar la altura del esqueleto (medida por sus primeros descubridores en 1,70 mts) a unos mas módicos 1,65 mts ¡Maravillas de la ciencia moderna!
Ahora bien: si la medición y datación de unos huesos concretos, así como de su sepulcro, dio lugar a tantas contradicciones entre los especialistas, imaginemos lo que pudo ocurrir cuando se trató de definir el significado de las figuras y símbolos modelados en la lápida  que cubría el sepulcro.. .¿Se trataba de un astronauta sentado en su nave voladora como afirmaba la corriente liderada por     Von Daniken   o era un relato simbólico  mostrándonos “… una escena que relata la manera en que trasciende K’inich Janaab’ Pakal a su muerte, convirtiéndose en la personificación de K’awiil, dios maya del maíz. Al igual que esta deidad, Pakal porta una diadema flamígera y asume una posición encogida, como de recién nacido” como afirman los arqueólogos del INAH ?
Pero las respuestas a estas preguntas las veremos en el próximo post dónde intentaremos explorar todos los significados de las figuras que aparecen en los bajo relieves de la gran lápida, la del “Astronauta de Palenque” como dicen algunos
Mientras tanto dejemos reposar nuevamente en su sarcófago al gran K’inich Janaab’ Pakal  que tras  mas de medio siglo expuesto a las miradas de nuestros cotemporáneos ha regresado a fines del 2010 nuevamente a la oscuridad de su cripta Efectivamente: especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)colocaron nuevamente la losa milenaria con un peso de 7 toneladas, sobre el sepulcro del soberano maya, en Palenque, sellando el ataúd
Se resolvió que era necesario en virtud de los riesgos que corría la pieza y debido a que los restos de Pakal contenidos en el sepulcro ya han sido ampliamente estudiados e incluso se cuenta con muestras de los mismos.

http://www.istor.cide.edu/archivos/num_43/dossier4.pdf http://es.wikipedia.org/wiki/K’inich_Janaab’_Pakal#Controversia_de_su_edad http://www.istor.cide.edu/archivos/num_43/dossier4.pdf http://ruz56.laneta.apc.org/PalInsAnimacion/PalInsAnim.htm http://axxon.com.ar/zap/c-zappingpg17.htm http://noticias.nacionvirtual.com/el-astronauta-de-palenque/ http://es.wikipedia.org/wiki/K’inich_Janaab’_Pakal

————————
————-
———
Anuncios

2 pensamientos en “El extraño hombre de Palenque

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s