El mas viejo de los viejos dioses…

…así se denominaba al Viejo Dios del Fuego mesoamericano: Huehuetéotl; el primero, el mas antiguo y espiritual de los elementos; quien también aparece con el nombre de   Xiuhtecuhtli (señor de los años y de las piedras preciosas) ” o “el Señor de la turquesa”,  y lo vemos a menudo  bajo esta advocación llevando la especie de mitra azul, formada por mosaicos de turquesas, que era características de los reyes mexicanos y que se llamaba xiuhuitzolli.

También se referían a él como: “el ombligo” o “el Señor del Centro” y aparece en las imagenes como un anciano arrugado, encorvado  y de rodillas,  brazos y manos reposando sobre sus piernas cruzadas y sosteniendo  un inmenso brasero (tlecuil) sobre la cabeza para encender el fuego En el brasero aparece inscripto  el símbolo del “tresbolillo” signo del entrecruzamiento o nudo sagrado equivalente al “ankh” (o llave del aliento de la vida egipcio) y al “lazo de Shiva” (Rakhi) de los hindúes. El elemento cruciforme, la cruz, se repite en las figuras de los sacerdotes de este dios, ya que  Huehuetéotl  era el centro en relación con los puntos cardinales que marca la cruz que lo identifica.
Él es un símbolo del Quinto Sol y la quinta humanidad; y expresa, según Fernand Schwarz, la capacidad de ascensión en una dimensión vertical, la liberación espiritual; de alli su vinculación con el fuego Su culto se remonta a las primeras civilizaciones mesoamericanas, pues su figura fue encontrada en asentamientos muy antiguos como Cuicuilco y Monte Albán en México

Las culturas precolombinas concebían tres niveles del universo; estos eran el nivel  celeste, el terrestre y el inframundo. El nivel terrestre tenía un centro fundamental expresado a través del templo principal donde habitaba Huehuetéotl-Xiuhtecuhtli y de donde partían los cuatro rumbos del universo, o cuatro puntos cardinales.
Huehueteotl ocupaba el axis mundi, “eje” o “centro del mundo”, pues era no sólo el dios del fuego sino además el abuelo de los hombres y el dueño del tiempo.
Al final de cada siglo azteca (de 52 años)  se celebraban rituales en honor de Huehueteotl-Xiuhtecuhtli para evitar que los dioses abandonaran a los mortales. Dentro de estas celebraciones se realizaban sacrificios humanos en los que se inmolaban a un cautivo ataviado con el ropaje del dios  Otro ritual era la ceremonia del fuego nuevo en la cual se encendía fuego sobre el pecho del sacrificado.
Xiuhtecuhtli tenía una contraparte femenina llamada Xiutecihuatl o “Señora del año”, y ambos eran personificaciones de los padres de los dioses y de la humanidad. Según la tradición, en el momento de nacer, Huehuetéotl, recibió el espíritu alentador de la Serpiente de Fuego Xiuhtecuhtli, para protegerlo y guiarlo,  este espíritu Nahual, se manifiestan sólo como una imagen que aconseja en sueños
.  .
Fuentes “El enigma precolombino” de Fernand Schwarz http://lanaveva.wordpress.com/2011/05/10/huehueteotl-dios-del-fuego-en-mesoamerica/ http://es.wikipedia.org/wiki/Huehuet%C3%A9otl

Diseños de escudos de los guerreros del México Precolombino

Entre los guerreros aztecas los escudos (malacates o chimallis) eran los medios de protección ante los ataques enemigos; tenían forma de disco o rodela y se los utilizaba en los combates cuerpo a cuerpo

Realizados en cuero endurecido sobre una base de cañas y fibras de maguey; algunos llevaban  colgando de la parte inferior una falda de cuero o tela con mosaicos de plumas, con símbolos cosmogónicos y  diseños heráldicos.
Codex Mendoza folio 67r bottom.jpg
Tanto el material como la ornamentación dependían del rango social del portador del escudo. Así, los nobles podrían llevarlo de madera y sumamente decorado, frente a un guerrero de inferior categoría que llevaría uno simple, sin falda ni adornos
Los diseños de los escudos Mexica eran muy variados, dependiendo del rango social/militar, el origen del guerrero, etc. constituyéndose en muchos casos en auténticos mandalas, donde la partición del espacio circular responde a los conceptos cosmogónicos tanto de la cuaternidad como de la dinámica del tres y del dos . Así la estructura geométrica de cada uno refleja aspectos de la cosmovisión cultural de ese pueblo

El Arte de Molina Campos

Grandes espacios, cielos, hombres y caballos. La Pampa vista con una peculiar mirada ,casi ingenua, o  “naif”; pero nunca superficial sino llena de fuerza y expresión

Las imágenes del artista argentino  Florencio Molina Campos(1891 – 1959) son inolvidables porque saben plasmar con absoluto rigor,  pero también con un extraño desparpajo, ese mundo de hombres a caballo – los gauchos-, en su vida cotidiana

Con una elegancia en las formas y el diseño y una sabiduria del color que supera lo meramente caricaturesco, sus pinturas , tales como las realizadas a partir del año 1931 para los almanaques de la fábrica Alpargatas SAIC, dieron vuelta al mundo haciéndolo famoso

Molina Campos  no utilizaba modelos para sus obras; inventaba a sus personajes plasmando en la tela las imágenes que atesoraban sus retinas (él conocía perfectamente el campo y a los hombres de campo pues había compartido con ellos la  vida en la hacienda de su familia )
Trabajaba al anochecer utilizando como técnica preferida la pintura a la témpera .Finalizando  la obra recién dibujaba la cara de sus personajes; eso era lo último que acostumbraba pintar y esos rostros fueron siempre uno de los rasgos definitorios de ese, su estilo tan único y personal

El Mágico y Maravilloso Gato Doméstico (2° parte)

Cuando se mira a los ojos de un gato se tiene la sensación de que brillan con luz propia, una luz interior que parece emanar de  fuentes misteriosas . Mas enigmático aún nos resulta cuando el gato entrecierra sus ojos,  entonces parece observarnos desde algún lugar  de calmada sabiduría , como si algún  espíritu ancestral nos espiara,  escondido tras ellos
Tal vez por su  extraña transparencia y claridad, así como por  las extrañas variaciones que experimentan sus pupilas, a  los ojos del gato se le han atribuido poderes mágicos desde la Antigüedad

En los  bestiarios medievales se contaba  que sus ojos emiten una luz que les ayuda a ver en el mundo invisible, explicando que  los ojos del gato destellan tanto en la oscuridad que parecen dos rayos de luz. Es más: ellos decían que los ojos del gato emitían «rayos de fría luz de luna…».

También se ha establecido una asociación entre la forma de los ojos del gato y la del creciente lunar. Aunque su forma no es exactamente igual, se cree que los antiguos egipcios la adoptaron como símbolo del nacimiento llamado «Ru», que se representa mediante una especie de ranura vertical. Este símbolo conecta los ojos del gato con Isis, diosa de la fertilidad, y explica también por qué los gatos estaban consagrados a las mujeres en los cultos de fertilidad egipcios.

La conexión de los ojos del gato con la Luna posee también un carácter sagrado: los egipcios suponían que el ojo derecho del gato había sido uno de los ojos del dios Horus, que les miraba desde el cielo. Como el ojo derecho (yan, principio masculino) era el del Sol, el izquierdo (yin, principio femenino) correspondía a la Luna y dio en llamarse «Ojo de Horus» o «Udjat». Los ocultistas han asociado este ojo divino con la glándula pineal o tercer ojo, supuesta sede de los poderes psíquicos, pero también con el gato debido a su profunda conexión con la mitología en torno a Horus.
Testimonios del Antiguo Egipto dan fé de la  conexión del Udjat y el gato en las creencias mágicas y herméticas. Hay papiros funerarios con gatos sentados sobre cajas con una representación del Udjat, así como amuletos milenarios de ojos que incorporan pequeñas imágenes de gatos junto a dicho símbolo.

Los egipcios decoraban con este ojo sagrado sus barcos funerarios y tumbas con la idea de renacimiento y también lo colocaban en la puerta de sus casas para protegerlas del mal y traer prosperidad a sus moradores.
Pero…¿que ven los gatos? Infinitas referencias del folklore y las mitologías de todo el mundo tratan sobre la capacidad de los ojos del gato para penetrar en los reinos inferiores y superiores, viendo en la oscuridad

Ocurre que el gato posee el “tapetum lucidum”, capa reflectora situada inmediatamente detrás de la retina del ojo, que sirve para reflejar la luz que llega a la retina, aumentando así la cantidad de luz que esta retiene. Esto da a los ojos del gato su característico resplandor nocturno cuando son reflejados por un haz de luz; así como su capacidad para adaptarse a los cambios de luz gracias a los bastoncillos y conos de la retina

Y esto es lo  que ha suscitado la creencia popular de que los gatos pueden ver en la oscuridad , visibilizando demonios invisibles para el ojo humano, espíritus o fantasmas
Investigaciones recientes del campo de la neurobiología han comenzado a comprender que el gato tiene un especial talento para captar diferencias en los campos magnéticos así como son magníficos para indicar alteraciones eléctricas. Debido a su alta sensibilidad, a su fino olfato y agudo oído, son capaces de percibir imperceptibles ruidos o sensaciones casi inaudibles o inapreciables para los sentidos del ser humano. Nuestros ojos y oídos humanos se volverían locos si pudiéramos llegar a procesar todo lo que este animal es capaz de captar. Su agudizado sexto sentido hace de este animal un ser casi único en este sentido.

Pero también los gatos desempeñan importantes roles  en relación con la salud: Según numerosos estudios científicos está comprobado el poder curativo y sanador de los gatos. Acariciar a un gato elimina el stress, elimina la negatividad y mejora el nivel cardiaco, aportando calma y quietud.

Según estos  estudios los pacientes que adoptaron gatos mejoraban sustancialmente sus valores cardiacos y  sus niveles de presión arterial, con unos niveles que superaban el uso de medicamentos..
En el año 2009 investigadores de la Universidad de Búfalo   comprobaron que, con la compañía humana, los gatos producían cantidades reducidas de la hormona del estrés cortisol. Lo cual beneficiaba tanto a felinos como a humanos.
Pero aún mas interesante es la la investigación de la doctora Elizabeth Von Muggenthaler, especialista en bio-acústica, Ella descubrió que el ronroneo del gato es muy útil para acelerar la curación.

Se comprobó que el ronroneo vibraba en una frecuencia óptima para acelera, por ejemplo, la curación de los huesos. “El tipo de frecuencias que es encontrado en el ronroneo del gato es bueno para la curación del músculo, el tendón, y las heridas de los ligamentos, también como para el fortalecimiento y la tonicidad muscular. Son buenas para cualquier tipo de herida de las coyunturas, curación de heridas, reducción de la infección y la hinchazón, alivio del dolor, y alivio de la enfermedad crónica pulmonar”.
Dados los buenos resultados en laboratorio, el uso de la Zooterapia, o el tratamiento de enfermedades con la ayuda de animales, se desarrolla con rapidez. Cada día son más patentes los beneficios que estas mascotas proporcionan para el tratamiento de un amplio abanico de enfermedades. El uso de los gatos, por ejemplo, mejora ciertas dolencias  como la demencia senil y el Alzheimer. Los últimos estudios científicos efectuados por el Centro de Investigación de Interacción Humano-Animal de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Missouri han demostrado que tener un gato ayuda a las personas con  riesgo de sufrir un infarto a reducir el estrés, mejorar la presión sanguínea y generar estabilidad mental. Al acariciar el pelaje suave de estas mascotas y generarse el ronroneo del animal, los seres humanos consiguen ir reduciendo sus niveles de ansiedad.

Esotéricamente hablando, se cree que los gatos se nutren de energías negativas. Por ello se sientan y descansan en determinados lugares del hogar donde captan estas impregnaciones, transformándolas y eliminándolas finalmente de la casa. También se cree que el ser humano puede descargarse de éstas malas vibraciones acariciando simplemente el lomo del felino;
Los gatos son considerados grandes “psíquicos” por naturaleza. Son capaces de desarrollar un fuerte lazo mental con sus propietarios y así pueden predecir cuando sus amos están a punto de llegar a la vivienda o por el contrario adelantarse a acontecimientos funestos relacionados con sus amos.

En  encuestas realizadas Inglaterra y los Estados Unidos, muchos dueños de gatos  creen que sus animales tienen algunas veces relaciones telepáticas con ellos; los dueños de gatos, dijeron que sus mascotas habían respondido a sus pensamientos, y a sus mandatos silenciosos

Una anécdota cuenta que , cuando sonó el teléfono en la casa de un  profesor de la Universidad de California en Berkeley, su esposa supo que su marido estaba en el otro extremo de la línea, porque  vio a su gato atigrado Whiskins, correr al teléfono y tocar con la pata el receptor. “Muchas veces el gato ha tenido éxito en descolgar el telefono y hacer maullidos apreciativos que eran claramente audibles a mi marido en el otro extremo,” dijo ella. “Si algún otro llama por teléfono, Whiskins no les hace caso. También el gato respondió aun cuando él llamaba por teléfono a casa desde África o Sudamérica, estando de viaje”.

Las clases mas comunes de la respuesta aparentemente telepática por parte de los gatos son: la anticipación de  que sus dueños están llegando a casa; la previsión antes de que sus dueños se vayan; el saber cuando sus dueños piensan en alimentarlos; los gatos que se desaparecen cuando sus dueños tienen la intención de llevarlos al veterinario;  y aquellos gatos que se emocionan cuando su dueño está en el teléfono, incluso antes de que el teléfono haya sido contestado
En varios laboratorios de parapsicología se ha encontrado que algunos animales tienen una gran capacidad psíquica, en especial los gatos domésticos. Situaciones inexplicables en las que la mascota del hogar se comporta de forma extraña sin razón aparente, según los parapsicólogos podría tratarse de la capacidad extrasensorial de los animales de poder observar seres o espíritus en otras dimensiones que no serían perceptibles para la mayoría de personas. La metafísica moderna en base a sus experimentos ha determinado que la capacidad psíquica de algunos animales va más allá de las cualidades comunes de cualquier médium o iniciado, según Walter y Mary Jo Uphoff, en su libro “Nuevas fronteras Psíquicas” (New Psychic Frontiers) aseguran que los Anpsi (Animal Psychic Phenomena) son muy comunes en los gatos domésticos permitiéndoles observar e interactuar con presencias invisibles  de seres humanos y de otros animales, o incluso anticiparse a determinados sucesos en relación con los humanos.
Un caso curioso es el del gato Oscar. Según el Dr David Dosa, geriatra de la Universidad de Brown y autor del libro  “Oscar: the extraordinary gift of an ordinary cat”, ese  gato tiene la habilidad de anticipar la muerte de los pacientes

Generalmente antisocial, relata el Dr. Dosa, Oscar no interactúa con los pacientes del Steere House Nursing and Rehabilitation Centre, al menos que uno de ellos esté cerca de la muerte. Entonces Oscar entra a la habitación del paciente y se sube a la cama y guarda vigilia. Cuando la puerta está cerrada, la rasca hasta que lo dejen entrar. En una ocasión las enfermeras del hospital, ubicado en Providence, Rhode Island, llevaron a Oscar al cuarto de un paciente que pensaban estaba cerca de la muerte, pero el gato al instante salió y se fue a otra habitación a cuidar a otro paciente. La preclara percepción de Oscar probó ser mejor que la de las enfermeras: el primer paciente no murió y el segundo sí.
Aunque según el diario Telegraph, Dosa no ofrece una explicación científica a los poderes de Oscar, en su libro sugiere que el gato posiblemente tiene la capacidad de detectar las cetonas (los bioquímicos de olor distintivo despedidos por las células muriendo), de la misma forma que algunos perros supuestamente pueden oler el cáncer.

El caso es que Oscar lleva 5 años y asistió a cerca de 50 muertes sin nunca equivocarse. Ningún otro gato de los 5 que tienen en el hospital ha mostrado una habilidad similar. Lejos de asustar a los familiares de los pacientes moribundos, Oscar ha recibido aclamación, incluso en el diario local. “La gente en realidad estaba siendo comfortada por la idea de que este animal estaba ahí y pudo estar cuando sus seres queridos eventualmente fallecieron. Él estaba ahí, cuando ellos no lo estaban”, dijo Dosa
Fuentes:
http://www.luisprada.com/Protected/el_ronroneo_del_gato_para_curacion.htm http://www.elmundodelgato.com/noticia/689/Felicultura/ojos-m%C3%A1gicos-gato.html http://hablemosdemisterio.com/misterio/el-gato-un-animal-magico/ http://www.suite101.net/content/el-poder-curativo-de-los-gatos-a22774#ixzz19E6Ux4Em

El mágico y maravilloso gato doméstico

Viene de la noche de los tiempos: trabajos sobre los cromosomas sexuales y el ADN mitocondrial de todas las especies de felinos, revelaron que el linaje del gato doméstico (Felis catus) ha divergido verdaderamente hace 3,4 millones de años, en el plioceno. Su  domesticación parece haber comenzado  ya entre el 7.500 y el 7.000 a.C.
En el Antiguo Egipto  se les veneraba como  dioses protectores de la familia. “Miw” (“ver”).era el nombre con que se los conocía  porque se creía que ellos todo lo veían mediante sus  poderes mágicos; entonces sus estatuas, colocadas a la entrada de las casas, protegían a sus moradores de la intrusión de  los espíritus malignos Tanto se los apreciaba que se castigaba con la muerte a quien osara matar a un gato Varios eran los dioses gatos en la tierra de los faraones  La diosa Bast, ´la de cabeza de gato “la que trae belleza y compasión al mundo” era la encargada de la fertilidad. Pero la diosa Sekhmet , también gato, representaba las fuerzas destructivas de lo divino, la guerra, la peste y la venganza.
Tratado como auténtica deidad,  el gato era como un miembro más de la familia, cuando enfermaba lo cuidaban amorosamente y, si por desgracia moría, los habitantes de la casa, se rasuraban las cejas y guardaban luto hasta que éstas volvían a crecer. El cuerpo del felino se momificaba y se enterraba en un sarcófago tras ser acompañado a su última morada. (En Bubastis se han encontrado las momias de más de 300.000 gatos )

                                                                    Momias de gatos en Bubastis

Los gatos hasta acompañaban a sus amos en las cacerías . En pinturas murales de las tumbas han aparecido recogiendo las piezas abatidas y depositándolas en la barca .
Los egipcios valoraban especialmente a los gatos de pelaje tricolor o de ojos de distintos colores Para los sacerdotes estos felinos  eran un símbolo de las fuerzas magnéticas de la naturaleza, y se rodeaban con estos animales debido al fuego astral que, según ellos, emanan de sus cuerpos.
A tal punto se veneraba a los gatos en Egipto que, según cuenta Herodoto, en la  Batalla de Pelusium en el 525 aC, donde combatieron los egipcios contra los persas: estos últimos vencieron porque habían grabado astutanenete la imagen de Bastet (la diosa gata) en sus escudos y llenaron el campo de batallas de gatos vivos; por lo que los egipcios  estuvieron más pendientes de no dañarlos que del enemigo. Posteriormente  los persas lanzaron gatos con catapultas al interior del reducto egipcio lo que provocó que los egipcios se rindieran para que los felinos no murieran.

Pero también los griegos reclamaban el derecho de poseerlos; sin embargo  los egipcios, aplicando tal vez las primeras trabas a las exportaciones conocidas en la historia ; se negaban rotundamente  a permitir la salida de sus gatos ; entonces los griegos, según relatos,  hartos ya del rechazo a sus apremiantes peticiones decidieron robarlos Cogieron al menos seis parejas y las llevaron a Grecia. Allí los gatos se dedicaron empeñosamente a hacer lo que tan bien saben  hacer y al poco tiempo, como resultado,   nacieron numerosas camadas, de modo que en poco tiempo los criadores pudieron vender gatos a los Romanos, a los Galos y a los celtas. (los celtas creían que las hadas observaban el mundo terrestre a través de los ojos de los gatos) , y la especie se extendió poco a poco por todos los países mediterráneos

En la China de la antigüedad el gato fue admirado  por su belleza y su don cazando ratones. Apareció en la la dinastía Han, alrededor de 1.000 años a.C.y se convirtió en símbolo de paz, de fortuna y de serenidad de la familia. Estaba reservado para las mujeres y se creía que tenía el poder de alejar a los demonios con la ayuda de sus ojos brillantes.

Los gatos llegaron a Japón en el siglo VI , pero su introducción real data del año 999, cuando en el aniversario del emperador Ichijo le regalaron un gato por sus trece años Los japoneses, según antiguos relatos, mimaban tanto a sus gatos que éstos gordos y ahítos de comida, dejaron de cazar ratones, de modo que estos  llegaron a proliferar tanto  que los pobladores  tuvieron que pintar gatos en las paredes de sus casas para alejar a los roedores.

El nekomata japonés

Testimonio del respeto que en Japón se tenía por los gatos es la  ley del siglo XVIII que prohibió el encarcelamiento y el comercio del animal. Una curiosa leyenda del Japón trae el mito del nekomata (猫又, ( gato bifurcado) es un gato de habilidades sobrenaturales . El nekomata es una variación del bakeneko (化け猫), que surge cuando a un gato doméstico se le comienza a bifurcar la cola a la vez que desarrolla poderes mágicos, principalmente aquellos relacionados con la nigromancia y  chamanismo. Gesticulando con sus rabos o con sus patas delanteras (ya que caminaría erguido), los nekomata animarían y controlarían a los muertos.

En la India, el gato fue tan  honrado como en Egipto. La diosa de la fecundidad, Satí, tiene la apariencia de un gato, igual que Bastet.en Egipto En este país era costumbre modelar  en cerámica  pequeñas estatuas de gatos y  colocar   en ellas pequeñas lámparas de aceite para asustar a los ratones por la noche, de la misma forma que los ojos del gato se iluminan por la noche.  Esto se usó también para alejar a los malos espíritus. Los budistas apreciaban la capacidad de meditación del gato, sin embargo, éste no forma parte de los cánones del budismo. (Ésta exclusión resulta de un incidente sucedido a un gato que se quedó dormido durante los funerales de Buda.)

A los gatos también les fue muy bien en el Islam debido al  afecto que sentía Mahoma por ellos, ya que su gata Muezza lo salvó de la mordedura de una serpiente. Una  historia cuenta que un día Muezza se quedó dormida al lado del profeta; éste al levantarse, para no molestar el sueño de su gata  cortó el trozo de su túnica sobre la que reposaba el animal. Maltratar a un gato se consideraba un grave pecado en el Islam. Existe una leyenda recogida en Turquía donde se cuenta que Mahoma, quien siempre mostró  gran cariño por los gatos, les dio entrada al Paraíso, aunque no hizo lo mismo con las mujeres  (a las cuales Mahoma excluyó de su Paraíso, sin ningún tipo de explicación) la leyenda explica que todos los gatos caen siempre sobre sus patas, debido a  que Mahoma acariciaba constantemente la espalda de su felino preferido

Pero lamentablemente a los pobres gatos no le fue nada bien en la Europa medieval . Se los consideró ” un animal maléfico”; el cual, asociado con las brujas, evocaba todo ese temor tenebroso e irracional del alma del medioevo    Era el animal del diablo y se creía que eran las llamas del infierno las que reflejaba la luz en sus ojos; se lo asociaba a la mala suerte y al mal, Los irlandeses creían que los alimentos que entraban en contacto con un gato ya no se podían comer porque se volvían impuros.. Se le atribuían poderes sobrenaturales y se creía que las brujas tenían el poder para convertirse en gatos (aelurantropia) a fin de cometer sus ritos satánicos, incluso se creía que muchos gatos habían sido humanos que ahora eran víctimas de los conjuros de las brujas. , Las primeras persecuciones comenzaron en el Vº siglo. En el año 1022 es cuando se planteó la cuestión de los canónigos heréticos de Orleáns, en la cual los gatos eran manifestaciones del espíritu del mal, identificándolos con otros animales “condenados” como, el sapo, o el macho cabrío.  El Papa Gregorio IX en el año 1233 por intermedio de una Bula denominada “Vox in Rama” aprueba y confirma todas estas ideas referente a los gatos  como “encarnación del demonio” a quienes debía eliminarse en actos de purificación “.( La manipulación de la Iglesia tiene mucho que ver en estas leyendas las cuales se extienden rápidamente por toda Europa. ) La inquisición, el Papa Inocencio VII y su edicto posterior , revalidaron el que se sacrificaran gatos para las fiestas populares

Se consideraba que el diablo se disfrazaba de gato en sus visitas a la tierra, y fue condenado al igual que los brujos y las brujas;  fueron infinidad los que se quemaron vivos en las plazas públicas La inquisición reunía en la misma hoguera a los herejes, a las brujas, a los asesinos y a los gatos en la noche de San Juan. En las grandes plazas de los municipios, los lugareños erigían hogueras en las que echaban vivos a los gatos que habían capturado y se consideraba un signo auspicioso el que los sucesivos gatos que eran arrojados a las llamas no hicieran un solo instante de silencio en sus ininterrumpidos alaridos de dolor En Inglaterra, bajo el reinado de María Tudor, se quemaban gatos como señal de la herejía protestante, mientras que bajo el de Isabel Iª, se quemaban gatos como señal de la herejía católica. Las creencias duraron varios siglos, alimentadas por los hombres de la iglesia, los soberanos y los príncipes

Pero los gatos (o la vida) supieron vengarse : la peste negra del siglo XIV, que alcanzó un punto máximo entre 1347 y 1353; diezmó a la población de Europa (se estima que fue causa de muerte de 25 millones de personas -casi un tercio de la población de  aquel entonces- ) Mientras se acusaba a las brujas y se quemaba a los gatos en la hoguera, las grandes ratas negras portadoras de las pulgas con el bacilo bubónico,  proliferaban y se multiplicaban vertiginosamente ante la ausencia de  su enemigo tradicional : el gato Fue así  el gato,  el gran ausente en la terrorífica  peste negra del siglo XIV, el que  sin embargo  podría haber contenido las hordas de ratas invasoras que llevaban consigo la peste .

Con el Renacimiento los gatos de occidente pudieron respirar otra vez ciertos aires de bonanza; pero habrá que esperar hasta 1648 para que el rey Luis XIV, gran amante de los gatos, prohibiera quemar a estos en la hoguera de la noche de San Juan, ya que calificaba esta tradición de bárbara y primitiva. Sin embargo, no fue hasta la revolución francesa cuando las hogueras se consideraron unánimemente supersticiones y actos de crueldad.

Posteriormente el don que tiene el felino para cazar ratones vuelve a ser muy apreciado en América, y el primer felino vendido en Paraguay será intercambiado por un lingote de una libra de oro.

Los tiempos modernos marcan la desaparición de gran parte de las creencias y supersticiones que se tejieron en siglos pasados  alrededor de los gatos y de sus supuestas características maléficas . Las nuevas disciplinas de la ciencia comienzan a interesarse por las asombrosas capacidades perceptivas de los gatos Ya no es Satanás el que está detrás de algunos de sus comportamientos , sino una maravillosa organización neurológica del propio felino que le hace receptivo a un mundo de percepciones de vibraciones y energías psíquicas desconocido para el humano (esto lo veremos en el próximo post)

El gato es amado nuevamente;  se convierte en un invalorable animal de compañía y todo parece encaminarse favorablemente para el pequeño felino ….¡hasta que aparece la CIA!

Entonces  se comienza  a buscar el modo de usar a los gatos como armas. Fue  en la Segunda Guerra Mundial:  la Oficina de Servicios Estratégicos de  Estados Unidos (la precursora de la CIA) necesitaba una manera de guiar las bombas para hundir los barcos alemanes. y alguien , tocado por la inspiración, tuvo la ocurrencia de imaginar  que dado que los gatos odian mojarse y siempre aterrizan de pie, podía atarse un gato a una bomba y soltarlos en proximidad de un barco enemigo, confiando en que  el instinto del gato para huir del agua lo forzaría a guiar la bomba hacia la cubierta de los barcos enemigos. Aunque nadie se detuvo nunca a pensar cómo el pobre gato supuestamente, podría guiar una bomba amarrada a él mientras caía del cielo como un peso muerto, pero el proyecto  nunca pasó las etapas de prueba debido a que los pobres gatos tenían el mal hábito de quedar inconscientes en plena caída.

Aún peor que a su predecesora le fue a la CIA, quien también  intentó usar gatos, pero esta vez como dispositivos de escucha durante la Guerra Fría. Aunque anteriormente fueron un desastre guiando bombas contra los barcos alemanes, la CIA (según documentos desclasificados parcialmentr en el 2001 ) pensó que un gato podría ser el camuflaje perfecto para un dispositivo de escucha en un proyecto conocido como “Operación Gato Acústico.” (Operation Acoustic Kitty en inglés) -El documento que registra el desarrollo y puesta en práctica de este proyecto todavía se encuentra parcialmente censurado, puesto que la Agencia Nacional de Inteligencia es reticente a mostrar todos los datos de esta operación-. El caso es que ellos intentaron alterar quirúrgicamente al gato implantando un dispositivo de escucha dentro de el y pasando una antena a través de la cola. (¡horroroso!) El proyecto tomó 5 años y US$ 15 millones de dólares (una enorme cifra para la época) antes de que la primera prueba de campo sufriera un  percance, cuando el “gato-escucha” fue liberado cerca de  una instalación rusa en Washington , inmediatamente fue arrollado por un auto  mientras cruzaba la calle. Al parecer después de otros percances igualmente ridículos el proyecto se dio por terminado al poco tiempo

No obstante la maléfica idea de hacer de los gatos un arma de destrucción parece aún seguir rondando las mentes de determinados científicos de las Fuerzas Armadas de algunas  potencias mundiales

(continuará)

http://es.wikipedia.org/wiki/Felis_silvestris_catus http://www.google.com.ar/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&frm=1&source=web&cd=49&ved=0CFkQFjAIOCg&url=http%3A%2F%2Fcaptelnet.campusinstituto.com.ar%2Fcourses%2FLG1%2Fdocument%2FLos_gatos%2FTema_2%2FROYAL_CANIN-El_gato_dom%25E9stico_en_la_actualidad.doc%3FcidReq%3DLG1&ei=z6MlUKuWK6Tw0gGqyoCIDA&usg=AFQjCNFRwlpbhiCtXv_rU6CO83jnkIIb4w&sig2=i-noJimVbZ6N55qgy4qo-w http://violetchile09.bligoo.com/content/view/967773/Los-Gatos.html

Publicado por en  

Astronomía Maya

Los mayas fueron grandes observadores del cielo, calcularon el movimiento de los astros y midieron el tiempo. Los cómputos calendáricos y de los movimientos planetarios fueron más precisos que los europeos de la época anterior a la conquista española. Copán, Palenque y Quirigúa fueron importantes centros dedicados a la astronomía.
astronomos en Copan siglo VIII
En Copán, en el siglo VIII, los mayas lograron determinar la duración del año real en 365.2420 días (el valor actual es de 365.2422, de manera que solamente hay una diferencia de un diezmilésimo de día). Esta determinación está en el Altar Q que lleva la inscripción del año 776 d.C. En la Estela M base de la escalera del templo 26 de Copan se encuentra la fecha 9.16.5.0.0 que corresponde a 756 d.C.
Lo más importante fue la determinación del movimiento de Venus, obteniendo un promedio de 584 días para el período sinódico.
Hacia el siglo VI, los mayas produjeron cálculos muy parecidos en la duración del año. En Copán, para determinar la duración del año trópico los mayas utilizaron fórmulas lunares y correcciones desde el 15 katún. La Estela A de Copán contiene un ciclo Metónico de 235 lunas en 19 años, semejante al descrito en la tabla lunar de eclipses del «Códice de Dresde».
Según las fórmulas lunares,
149 lunas = 4400 días
235 lunas = 19 años
de manera que, una luna equivaldría a 29.53020134 días, 235 lunas a 6939.597315 días iguales a 19 años. Entonces, 1 año sería equivalente a 365.241964 ó 365.2420 días.
La cuenta de la Luna Esta fue una de las primeras unidades de tiempo. La duración actual de la Luna es de 29.53059 días, aunque existen discrepancias debidas a que no existe uniformidad en los movimientos aparentes del Sol y de la Luna. Los mayas no usaban fracciones numéricas. Después de largos períodos de cálculo encontraron una relación aproximada,
3 lunas casi dan 59 días
6 lunas casi dan 177 días
17 lunas casi dan 502 días
21 lunas casi dan 620 días
En la inscripción en la escalera de la Casa C del Palacio de Palenque, hay una inscripción del 603 d.C. que suma la cantidad de 4,193 días, equivalente a casi 142 lunas, para una lunación media de 29.528 días. Palenque desarrolló el factor de 81 lunas correspondiente a 2,392 días, de manera que, una luna era equivalente a 29.533086.
La fórmula desarrollada por Copán permitía agrupar las lunas en grupos de 6, cambio realizado en 692 d.C. que se generalizó en Motagua, Petén y Usumacinta. Un grupo de 6 lunas forma la mitad de un año lunar natural de 254 ó 355 días. Toda cuenta lunar se inicia con la Luna nueva.
La cuenta de los años lunares naturales fue ampliamente utilizada por los mayas en extensos cálculos astronómicos. En 756 d.C. Copán introdujo otro cambio importante. En la Estela M se anotó 5 lunas para una fecha en la que las demás ciudades habían registrado 6. Esto representó el cambio del año lunar de 12 lunas a un sistema de eclipses de luna que empieza cada medio año y, por tanto, debe usar un grupo de 5 lunas en vez de 6.
El «Códice de Dresde», p.52, da una tabla de 5 lunas y 6 arregladas, de manera que, cada grupo comienza y termina cerca de una conjunción eclíptica. La tabla cubre un período de 33 años. Se considera que es probable que hacia 756 d.C. el conocimiento de los eclipses permitiera la construcción de tablas lunares.
parte de folio del Códice Dresde
En las páginas 51 y 58 del «Códice de Dresde» se presentan 405 lunaciones consecutivas agrupadas en 69 grupos separados, 60 de los cuales están formados por 6 lunaciones cada uno y 9 por cinco lunaciones. Las primeras lunaciones suman 177 ó 179 días (debido a las interpolaciones de meses de 30 días entre los de 29). En los últimos días de cada grupo ocurrió un eclipse de Sol (Morley 1947).
Thompson (1966) indica que las fechas del principio y fin de las tablas de eclipses aparentemente son 10.12.16.14.8 (1083 d.C:) y 16.14.10.0.8 (1116 d.C:), por lo tanto, se podría fechar al primera versión del «Códice de Dresde» hacia el siglo XII.
De acuerdo con Noriega (1963), los astrónomos mesoamericanos arribaron a cinco fórmulas para la predicción de eclipses, expresadas en el «Códice de Dresde». Tales fórmulas son:
1- El Saros, ciclo de repetición de eclipses de Sol y de Luna en un lapso de 18 años más 10 u 11 días, conocido en el viejo mundo y atribuido a los caldeos. Este ciclo corresponde a 223 lunaciones en un período de 6585.32 días y está inscrito en la p.52, sección B, del «Códice de Dresde» y también aparece en el cuarto círculo de la «Piedra del Sol»
2- El ciclo de eclipses alternativos de Sol y de Luna que transcurren en lapsos de 30 años de 360 días. Este período corresponde a 158.5 lunaciones que se efectúan en 4680 días y está registrado en la p.58 del «Códice de Dresde». En este número de días ocurren 6 revoluciones sinódicas de Venus, 158.5 lunaciones y 7 eclipses consecutivos de Sol y de Luna en un mismo lugar.
3- Ciclos alternativos de Sol y de Luna que se efectúan en períodos de 7280 días y que corresponden a 246.5 lunaciones, también mostrado en la p.58 del «Códice de Dresde».
4- Un ciclo de repetición de eclipses que tiene como lapso 450 lunaciones y es la suma de las dos anteriores. Este ciclo realizado en 11,958 días también está anotado en el «Códice de Dresde».
5- El ciclo del triple Saros, formado en el transcurso de 669 lunaciones, observado en segundo círculo de la «Piedra del Sol». Este triple Saros de 54 años también fue conocido por los mayas.
VENUS
Venus es Quetzalcóatl, el Señor de la Aurora, mostrado en los frescos de Teotihuacan, y en la p.58 del «Códice de Dresde», cuyo glifo se observa en la cabeza del dios descendente.
El período sinódico de Venus se encuentra en el «Códice de Dresde», muchas de cuyas páginas son tablas de Venus (Förstemann (1886). Se ha considerado que en el Dresde existen evidencias de que se conocían los períodos siderales de los planetas (Ludendorff 1931). Ese conocimiento implicaría que se conocían los movimientos heliocéntricos en el Sistema Solar (Maupomé 1986).
Venus jugó un papel de primera importancia y fue clave en el sistema de cómputo del tiempo. A este planeta se le conocía como Nok Ek (“la gran estrella”) y Xux Ek (“la estrella avispa”). La revolución sinódica de Venus (tiempo que transcurre entre dos pasos del planeta por delante o detrás del Sol, visto desde la Tierra) tiene una oscilación que varía de 580 a 588 días (583.92 días). Loa mayas calcularon 584 días en promedio. Esto quiere decir, que las alineaciones Sol-Tierra-Venus se repiten cada 584 días.
La revolución sinódica de Venus y el Calendario Sagrado se conjugan en un período de 37,960 días. Esto ocurre después de 65 revoluciones sinódicas del planeta y de 146 períodos de 260 días ó 104 años solares.
En sus cálculos, los mayas hicieron varias correcciones a sus observaciones de muchísimos años logrando precisiones admirables que están contenidas en el «Códice de Dresde».
Venus es una deidad bélica asociada con desgracias en determinados días del calendario de 260 días. En la Estructura 1, o Templo de las Pinturas, de Bonampak, la escena del cuarto 2, muro norte, muestra momentos determinados por la presencia de Venus (Arellano 2001). Esos murales, descubiertos en 1946 muestran batallas que los mayas participaron de acciones guerreras. En uno de los tres cuartos de la Casa Seis Mar la lucha cuerpo a cuerpo de más de 100 combatientes.
El estudio de Venus fue la clave del sistema matemático de los mayas, cuya revolución sinódica fue referencia para todos los calendarios. En la correlación Venus-Sol de 2,920 días, 5 años venusinos igualaban a 8 años solares de 365 días. El número 13 está muy relacionado con la cuenta de Venus. 13 es la semana sagrada, es la suma de 5+8 (correlación Venus-Solar), multiplicado por 20 es el calendario de 260 días.
La veintena del sistema numérico maya está relacionada con la revolución sinódica de Venus, 20 veces la correlación Venus-Solar dan exactamente 100 revoluciones sinódicas de Venus. Las tablas de Venus indicadas en el «Códice de Dresde» muestran 4 secciones referidas a la aparición y desaparición de Venus, así como, a su conjunción superior e inferior. También se despliega el calendario de Venus en tres diferentes, cada uno de 65 revoluciones sinódicas ó igual a 104 años calendario de 365 días.
Los tránsitos de Venus por el disco solar fueron observados por los mayas. El ciclo es de 243 años en los que el planeta realiza cuatro pasos. El próximo será el 8 de junio de 2012.
Hay dos registros, uno correspondiente al año 1040 en Cotzumahuapa, Guatemala y, otro, en 1145 pintado en el Templo de la Lechuza en Chichén Itzá.
OTRAS OBSERVACIONES
Para los mayas los cuerpos celestes influyeron en los ritos y eventos de su cultura. En los textos e inscripciones se indican fechas relacionadas con Venus, Marte, Júpiter, Saturno, Escorpión, Orión y la Vía Láctea.
No se sabe que los mayas hayan observado a otros astros, algunos investigadores niegan que hayan calculado el movimiento de otros planetas y que algunas de las tablas del «Códice de Dresde» se refieran a Marte. Otros piensan diferente con base en las referencias del Códice a símbolos planetarios y escenas que aparecen en el manuscrito.
De hecho, por su cercanía al Sol, Mercurio es difícil de observar aunque otras civilizaciones lograron hacerlo.
En el Códice, Förstemann (1906) encontró la correlación de la revolución sinódica de Mercurio calculada a razón de 155 días con el calendario sagrado, a través del número 11960 en las páginas 24, 25 y 52 del Códice. Este número también correlaciona la cuenta de 405 lunas. En las páginas 59 y 59 aparece una cuenta que representa 5 veces el número 11960. De manera que los cálculos de Mercurio se correlacionan con los de otros planetas.
El mismo Förstemann señala que, en las páginas 24, 38, 41, 43, 59 y 74 del «Códice de Dresde» se indican referencias a Marte. Además, en la página 59 aparecen dos grandes números: 1426.360 y 1386.580 cuya diferencia de 39.780 equivale a 51 revoluciones sinódicas de Marte, cada una de 780 días.
Los 399 días de las revolucione sinódicas de Júpiter y las 378 de Saturno aparecen varias veces citadas en las cuentas del «Códice de Dresde». En la página 70 hay una cantidad calculada de 4914 días que corresponden a 13 retornos de Saturno. En la página 72 se encuentra la cuenta de este planeta con 378 días. Otras referencias se indican en las páginas 52 a la 58 del Códice.
Respecto a la observación de constelaciones y estrellas se carece de suficiente información. Se sabe, sin embargo, que Las Pléyades, conocidas como Tzab (serpiente de cascabel) fueron observadas según varios registros existentes. La constelación de Géminis se conocía como la tortuga. En los códices hay varias representaciones de la estrella Polar. La constelación de Casiopea seguramente fue observada pues se considera la guía de los caminantes.
Con toda seguridad, la Vía Láctea fue observada, lo mismo que la constelación de Orión y la de la Osa Mayor, así como a las estrellas Rigel, Betelgeuse y Sirio, visibles a simple vista.
4.6 Observatorios astronómicos
Las observaciones astronómicas de los mayas fueron realizadas a simple vista o con precarios instrumentos desconocidos. Algo similar ocurrió con otras civilizaciones. Fue hasta el siglo XVII, con Galileo Galilei, cuando se empezó a utilizar el telescopio para las observaciones del cielo.
Sin embargo, los pueblos mesoamericanos dispusieron de observatorios, como las llamadas “estructura de horizonte”. Tal es el caso del grupo E de Uaxatún o el llamado “Caracol” de Chichén Itzá. La existencia de observatorios está revelada en varios códices mesoamericanos.
Copán, Honduras, fue un centro astronómico maya de gran importancia. Por los datos de la Estela A logró una determinación muy precisa del calendario (año 731). En la Estela M se encuentran por primera vez eclipses con la ordenación de lunas en grupos de 5 y 6 (año 756).
En 763, el Templo 22 se dedicó a Venus con las correcciones correspondientes al período sinódico y el Templo 11 probablemente estaba dedicado a las tablas de eclipses.
El cálculo de Copan (731 d.C.) para la duración del año real fue de 365.2420 días (el valor actual es de 365.2420 días). Copán, palenque y Quirigúa fueron los lugares donde se determinó la duración del año trópico.
La lunación determinada por Copán (699 d.C.) fue de 29.53020 días (el cálculo actual es de 29.53059 días) y el de Palenque era de 29.53086 días. Respecto a la revolución sinódica de Venus, el cálculo de Copan (763 d.C.) con una corrección de menos de 1 día cada 6,000 años, era de 583.92, el mismo que el valor actual.
                  observatorio de Chichen Itza
En el México antiguo se realizaban reuniones para ajustar los datos del calendario y probablemente de diversas observaciones astronómicas. Eso ocurrió en Xochicalco y en Copán. El Altar Q de Copán es un bloque de piedra colocado frente a la pirámide del Templo 16 con expresiones escultóricas labradas. Están esculpidas 16 figuras que recuerdan una reunión de astrónomos ocurrida en el siglo VIII. En el Altar T se ven figuras humanan en un arreglo parecido.
En la escalera que conduce al primer Templo de la Acropólis, en Copán, con metros de ancho y 62 escalones, está también la inscripción maya más larga consistente de 1,500 jeroglíficos.
fuente: Energía

Diseños Precolombinos de Argentina

Diseño sobre cerámica de la Cultura Sunchituyoc; esta Cultura se desarrolló entre el 700 y el 900 de nuestra era en el interior de la llanura central de la provincia argentina de Santiago del Estero.

Estaba formada por pueblos cazadores, recolectores, pescadores y agricultores. Decoraban con engobes una cerámica muy brillante y pulida con motivos de , buhos, cóndores, águilas, loros , serpientes  y .pájaros humanizados