EL NIÑO

         Tu deber auténtico es irte de la comunidad

 para encontrar tu bienaventuranza.

 La sociedad es el enemigo,
 
cuando impone sus estructuras sobre el individuo.
 
Sobre el dragón hay muchas escamas.
 
Todas ellas dicen “debes”.
 
Mata al dragón “Debes”.
 
 Cuando uno ha matado a ese dragón,
 
uno se vuelve “El Niño”.
 
 
  
“Reflexiones sobre la vida” / Joseph Campbell. Ed Emecé, BsAs, 2001.
imagen : “Pintura Curativa”:   www.pinturacurativa.blogspot.com
 
 
Anuncios

El Pecado de Ser Diferente: Camille Claudel

«Reclamo la libertad gritando a pleno pulmón… Merecía algo más que esto».
fragmento de una carta de Camille Claudel

 

 
 
 
 Se llamaba Camille Claudel, había nacido en Francia un 8 de diciembre de 1864 y era hermana del famoso poeta, dramaturgo y diplomático francés Paul Claudel.
Ya desde pequeña Camille, jugando con el barro, modelaba formas, fascinada por el juego de los volúmenes ; y ya entonces era  una niña diferente, por su belleza y por su carácter radiante, orgulloso y  empecinado
.
Comenzó a esculpir y modelar por su propia cuenta, sin maestros ni antecedentes en la familia, y a los once años hizo un grupo en arcilla que por su calidad  llamó la atención de los artistas locales.
Entonces, a los 18, viajó entusiasmada para hacer estudios de arte en  París; pero cuando llegó allí  (en 1881),  las mujeres tenían prohibido estudiar en la Escuela de Bellas Artes,  (no se les permitió asistir a los talleres hasta 1900.) No obstante  la voluntariosa Camille se inscribió en una academia y alquiló un estudio que compartía con otras tres jóvenes escultoras.
Trabajó apasionadamente, como lo hizo durante toda su vida, hasta que en 1883 conoció a Rodin.
 
Ella era joven, sensible, inteligente y hermosa; se sabía genial, capaz de  llevarse el mundo por delante; tenía solo 19 años y  se encontró por primera vez con el gran escultor Auguste Rodin que entonces tenía 44 años.
Quedó fascinada por él y al poco tiempo comenzó a trabajar en su taller, posando para él y colaborando  en la realización de las figuras de la monumental obra “Las Puertas del Infierno”.
Tenía  20 años cuando  se convirtió  en  su amante, su modelo, y su musa, inspirando obras como la Danaïde o Fugit Amor.
Simultaneamente trabajaba en sus propias esculturas; (su obra , a pesar de ser muy cercana a la de su maestro, tiene su propio toque personal, sin ser nunca una copia:)
  Al principio ella  pasaba  mucho tiempo en el estudio de él, aunque seguía  viviendo con su madre, que se había visto obligada a establecerse en París junto a su otra hija, pero un día la madre se enteró de las relaciones de Camille  con Rodin y la echó  de la casa.
 
 
 
 
 
Durante diez años la enamorada Camille trabajó como aprendiz de él, quien cuando la conoció llevaba ya veinte años de unión con Rose, la mujer con la que compartió su vida, de modo tal que Camille , pasó a ocupar siempre el semiclandestino lugar de amante.
 
Ella colaboró en innumerables esculturas de Rodin, pero nunca recibió un sueldo, ni siquiera por ser modelo para sus obras. Es innegable que Rodin era un genio, pero también lo era Camille, una joven desbordante de ideas. Pero su figura fue absorbida totalmente por él.
 
La relación entre ambos  fue siempre complicada, y a menudo conflictiva,  con continuas interrupciones y crisis . Frecuentaban juntos los ambientes artísticos y culturales más importantes del París de la época y pasaban juntos largos períodos fuera de la ciudad, pero Rodin continuaba  unido sentimentalmente con  Rose Beuret, a quien no tenía  intención de abandonar para casarse con Camille.
 Esta situación será la inspiración de una de las obras más importantes de Camille: L’Âge Mûr.
 
 
L’Âge Mûr. una de las esculturas mas famosas de Camille, aquí
ella se ha representado arrodillada, implorando su amor y
 dirigiendo sus manos hacia  Rodin, quien le da la espalda
mientras una mujer ¿con alas?, medio ángel-medio bruja,
que representa a Rose Beuret, se lo lleva
 
Cuando llega a sus  29 años, la vida de Camille aparece  desgarrada en sus sueños , el amor de Rodin es  apenas una simple  rutina clandestina y su talento no tiene reconocimiento . Es el año  1893 y la  relación se rompe definitivamente. A partir de ese momento ella tendrá  que mantenerse totalmente a sí misma; y  el empobrecimiento la abate ; entonces cada vez mas va encerrándose en su propio interior .  
 
En ese tiempo mientras su hermano Paul Claudel y su amante y maestro  Auguste Rodin conquistaban  clamorosos triunfos, ella va  hundiéndose silenciosamente en las tinieblas
 
Una vez rota su relación con el escultor, entra en su vida Claude Debussy, pero también él está unido a otra mujer y el encuentro no tiene futuro 
 
 Paulatinamente comienza  una época de intensa crisis emocional, y Camille se encierra en su taller y se aleja del mundo. Su última gran exposición es en diciembre de 1905, cuando ella tiene  41 años
 
.A partir de ahí, sufrirá crisis nerviosas que se agudizarán cada vez más y comenzará a destruir sus obras..  
Sus innovadoras esculturas tuvieron mala prensa, aunque  después comenzaron a decir que era un genio. Ya a  los 35 años, se veía envejecida y a partir de entonces ,según dicen las crónicas. comenzó a enloquecer, Se encerró en su humildísima  casa y en 1905 ( a los 41 años) empezó a destruir a martillazos las esculturas que terminaba por temor a que se las robaran.
Camille estaba desequilibrada, y fue diagnosticada de padecer  manía persecutoria, y psicosis paranoica pero nunca  tendría apoyo familiar, ya que su madre y su hermana eran  totalmente hostiles a su forma de vida y su hermano Paul estaba lejos.
 
El único que apoyaba a Camille era su padre, que se negó reiteradamente a internar a su hija como le pedían sus familiares directos .
Pero cuando Camille tiene  49 años , el 3 de marzo de 1913,  muere su padre.y casi inmediatamente, el  10 de marzo, sus familiares la internan en el sanatorio de Ville-Evrard y unos meses después,en julio, en Montdevergues, manicomio lejos de París , del cual, a pesar de su recuperación y sus lúcidos y desgarrados ruegos a su hermano Paul, nunca saldrá
 
 
Encerrada pasará los últimos treinta años de su vida. La familia prohibió que recibiera visitas y nunca fueron a verla  hasta que murió en 1943.
 
Les Causeuses, détail, 1896
.
¿Qué fue lo que llevó a esta mujer creativa, inteligente y sensible a hundirse en un encierro y un olvido del que aún hoy no ha podido salir totalmente?
Tal vez su condición de mujer en una época en que las convenciones, y los prejuicios, dictaminaban un modelo de comportamiento femenino rígido y estereotipado del que no podía salir una mujer sin ser estigmatizada por su  sociedad
Tal vez el  haber nacido en un  tiempo y lugar equivocados, en  el seno de una vieja y estrecha burguesía provinciana y en una  época conservadora e inmovilista.  donde su presencia y su manera  de vivir socavaban la respetabilidad burguesa y el “buen nombre” de la tradición familiar, así como la “honorabilidad” de su hermano el “espiritual” Paul Claudel 
 
Su vida es un ejemplo más de como una mujer brillante es rechazada por su sociedad y sus contemporáneos, y hoy, a pesar del paso del tiempo, sigue siendo olvidada e ignorada.
Un ejemplo de como una mujer por llevar un estilo de vida diferente al de la sociedad de su tiempo y al de su propia familia, es estigmatizada   y abandonada por ésta 
 
 
Persée brandissant la tête coupée de la Gorgone
Camille Claudel, Persée et la Gorgone,
(detalle) , 1910
En esta escultura de 1910 Camille Claudel, se ha representado a sí misma como la Gorgona, es uno de sus últimos trabajos  y así se muestra en este  autorretrato sombrío  La Gorgona, con las temibles serpientes como cabellera, tiene sin embargo un aire de niño con las lagrimas corriendo por sus mejillas .
 
 
 
: “Se me reprocha (¡espantoso crimen!) haber vencido todo yo sola…”
“…no quede yo para siempre en esta nada con barrotes que es la prisión de locos, donde mi madre y todos ustedes me han confinado, por haber tratado de ser Camille y mujer, Camille y artista, Camille y amante y libre.”fragmentos de cartas de
Camille Claudel

.

María Sabina y los “Niñitos de Dios” (1° parte)

 

En un momento de nuestra cultura occidental en que se “consumen”  enteógenos (hongos alucinógenos) con la misma intrascendencia con que se consumen aspirinas, vale la pena recordar a Maria Sabina y sus “niñitos de dios” u “honguitos mágicos”
En 1955, cuando Wasson se encuentra con María Sabina, los hongos no se utilizaban con el propósito de provocar éxtasis por el éxtasis mismo. Se empleaban para curar una enfermedad o resolver un problema; su consumo estaba rodeado de fe y reverencia. R. Gordon Wasson, investigador etnomicólogo  los sacó del misterio y, de alguna manera a partir de allí  comenzó el aniquilamiento de la antigua tradición, al perderse el secreto y la  veneración que por milenios ímplicaba su ingestión; disipación que se hizo masiva a partir de su uso “por moda”, como sucedió entre las comunidades hippies y  jóvenes de las clases adineradas que vieron en ello un nuevo entretenimiento

María Sabina Magdalena García (22 de julio de 1894 – 23 de noviembre de 1985) fue una humildísima curandera de la etnia mexicana indígena mazateca, del poblado de Huautla de Jiménez ubicado en la sierra Mazateca (sierra de Oaxaca) al sur de México en el estado de Oaxaca quien así narra su encuentro con el poder de los “niños”:

                             “Yo no pude dormir. Los angelitos seguían trabajando en mi cuerpo. Tuve una visión: Aparecieron unos personajes que me inspiraban respeto. Yo sabía que eran los Seres Principales de que hablaban mis antepasados. Ellos estaban sentados detrás de una mesa sobre la que había muchos papeles escritos. Yo sabía que eran papeles importantes. Los Seres Principales eran varios, como seis u ocho. Algunos me miraban, otros leían los papeles de la mesa. Yo sabía que no eran de carne y hueso. Yo sabía que no eran seres de agua o tortilla. Sabía que eran una revelación de los angelitos. De pronto escuché una voz: una voz dulce pero autoritaria a la vez. Como la voz de un padre que quiere a sus hijos, que los cría con fuerza, una voz sabia que dijo:
-Estos son los Seres Principales… Yo sentí una felicidad infinita. En la mesa de los Seres Principales apareció un libro, un libro abierto que iba creciendo hasta ser del tamaño de una persona. En sus páginas había letras. Era un libro blanco, tan blanco que resplandecía. Uno de los Seres Principales habló y me dijo:
-María Sabina, éste es el Libro de la Sabiduría. Es el Libro del Lenguaje. Todo lo que en él hay escrito es para ti. El Libro es tuyo, tómalo para que trabajes…
Yo exclamé emocionada: -¡Es para mí!. ¡Lo recibo! Y los Seres Principales luego desaparecieron y me dejaron sola frente al Libro inmenso. Yo sabía que era el Libro de la Sabiduría. El Libro estaba ante mi, podía verlo pero no tocarlo. Intenté acariciarlo pero mis manos no tocaron nada. Me limité a contemplarlo y, al momento, empecé a hablar. Entonces supe que estaba leyendo el Libro Sagrado del Lenguaje. Mi Libro. Yo, que no leía, estaba leyendo el Libro de los Seres Principales. Ya no era una simple aprendiz. Yo había vislumbrado la perfección. La había rozado de alguna manera, y como premio, como un nombramiento se me había otorgado leer el Libro sin saber leer. Cuando se toman los angelitos se puede ver a los Seres Principales. De otra manera, no. Y es que los angelitos dan sabiduría porque hacen humilde: igualan con lo más mínimo del universo. El Lenguaje está en el Libro. El Libro lo otorgan los Seres Principales. La sabiduría es el lenguaje.
“En esa misma velada, luego que el Libro desapareció, tuve otra visión: Vi al Supremo Señor de los Cerros, al Chicon Nindó. Vi que era un hombre a caballo que venía hacia mi choza… su cabalgadura era hermosa: un caballo blanco, tan blanco como la espuma. Un caballo hermoso. El personaje detuvo su cabalgadura a la puerta de mi choza. Yo lo podía ver a través de las paredes, yo estaba dentro de la casa pero mis ojos tenían el poder… el personaje esperaba a que yo saliese. Y con decisión salí a su encuentro. Me paré junto a él. Sí, era el Chicon Nindó, el que es dueño de las montañas. El que tiene poder para encantar a los espíritus… Me paré junto a él y me acerqué más. Vi que no tenía rostro aunque usaba un sombrero blanco. Su rostro era como una sombra. Era un ser como cubierto por un halo. Enmudecí. No dijo una palabra. Desapareció por el camino rumbo a su morada: el gran Cerro de la Adoración. Entré a la casa y tuve otra visión: Vi que algo cayó del cielo con gran estruendo, como un rayo circular. Era un objeto luminoso que cegaba. Vi que caía por un boquete que había en una pared. Lo que cayó se fue convirtiendo en una especie de ser vegetal, también cubierto por un halo como el Chicon Nindó. Era como una mata con flores de muchos colores; en la cabeza tenía gran resplandor. Su cuerpo estaba cubierto de hojas y tallos. Ahí estuvo parado, en el centro de la choza; yo lo miré de frente. Sus brazos y sus piernas eran como ramas y estaba empapado de frescura, y detrás de él apareció un fondo rojizo. El ser vegetal fue perdiéndose en ese fondo rojizo hasta desaparecer completamente. Al esfumarse la visión yo sudaba, sudaba, mi sudor no era tibio, sino fresco. Me di cuenta que lloraba y mis lágrimas eran de cristal, las que, al caer en el suelo, producían tintineos. Seguí llorando pero silbé y aplaudí y bailé. Bailé, porque ya sabía que ahora yo era la Payasa Grandiosa. Ya era sabia.”

                            (continuará)

Palabras al niño recién nacido (México Precolombino)

 

 

“Hijo mío, muy amado y muy tierno

has de saber y comprender

que tu casa no está aquí
 
Esta casa en que has nacido no es mas que un nido,
un albergue al que has llegado,
tu salida a este mundo
donde brotas y floreces
 
Tu casa es otra
Has sido formado por tu madre y tu padre,
mujer y hombre celestes
 
Has llegado a este mundo
(viniendo) de lejos,
pobre y fatigado
 
Nuestro Señor Quetzalcóatl,
que es el creador,
puso en este polvo una piedra preciosa
y una valiosa pluma”
 
 
(palabras que la partera dirigía al recién nacido en el México Precolombino)
 
…………..